El Mochuelo de Minerva

Mi Peor Enemigo

Por fin el guerrero encontró a la bestia.

La bestia al fin al guerrero encontró,

en el frío reflejo de su alma muerta

contempló en la bestia su maldición.

Observo el deseo de sus blasfemias,

creyó ver la muerte en el resplandor

de las dos pupilas de sus miserias,

en el rostro etéreo de su otro Yo.

 

Y por muchos años en la batalla

de espada y fuego, sin vencedor.

El guerrero firme y sin temor

portaba en mano su mejor arma:

Desenvainada de sus anhelos,

empuñadura hecha de amor,

hoja cortante de su mirada,

la que refleja su decisión.

 

Y por muchos años en la batalla

de espada y fuego, sin vencedor.

Bestia imponente que en su esplendor

y en su mirada mostraba agallas:

Aliento del fuego de su pasión,

alas de nombre “rabia” y “venganza”,

escamas forman una coraza,

más bien prisión de su corazón

 

Frente al guerrero solo un espejo,

la única fiera está en su interior.

Frente a la bestia solo un espejo,

si muere uno, mueren los dos.

Comentarios1

  • Avelino_Pilongano

    Bien, Jose Gamarra. En lo "grecorromasno" está la cultura. Las luchas interiores son las más tremendas. Te doy la bienvenida, como compañero de letras y de lides. Saludos.

    • El Mochuelo de Minerva

      Muchas Gracias! Es un placer para mi leer tus palabras.

      Saludos compañero poeta,
      que entre verso y verso
      a nuestra alma damos rienda.

      • Avelino_Pilongano

        Así es mi estimado aeda, conocedor de Homero y de Virgilio. Así es, Jose Gamarra, eres un rapsoda que acompañado de su lira canta la ilíada que llevamos dentro.
        Saludos épicos.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.