Juan Leon dela vega

\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\"ALAS DE MADRE\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\"



 

Madrecita querida,

deja me mamita, 

Que llene un libro de ti,

En mi memoria, 

Coleccione cada beso,

Dime mamita, 

Si no hay otra, 

Que me ame tanto como tu,

que su amor encienda,

Los rayitos de sol,

por largas horas,

Del dìa, y la fresca noche,

Dime madre, si eres ángel, 

En la tierra,

para besarme tanto, 

Y protegerme, con tus alas,

Dejarme miel, 

Y el amor, en la pureza de tu beso,

consagrado al frìo, y a mil necesidades,

lo que tu mano, me llena de calor,

Madre, es tu amor,

Mas grande que el cielo, 

Y la inmensa ola,

Ni el cielo se compara, con tu pecho,

Ni lo frágil de tus ojos,

De tanta calma, y suspiro en el desvelo.

En tu amor, solo reposa la clemencia,

!Madre!, de un padacito pequeño,

Lo haces para todos.

tu tambièn como Jesùs,

Multiplicando los panes, y los peces,

y tu alma, de amor tambièn,

multiplicando, cientos  de veces,

Tanto tus horas, y el reloj,

Son tan puras, las caricias,

Al pasar minutos, 

Contemplando el corazòn, 

Tu clemencia, hasta Dios despierta.

Halla en el cielo,

Madre, no hay otra que rece,

Y me bendiga como tu,

Que de hombre, siga mirando mi cuna,

invirtiendo, lluvia y sombra,

brinda tanto, su lluvia de calor,

tierna mano, 

Tu con ella, me has mecido.

madre, no hay quien iguale,

Ni tu calvario, ni tu rezo,

Ni el calor de tu seno, 

Que me enseño, 

A embriagarme de tu pecho,

Fue tu leche, y tu mano, 

La primera, en posar sobre mi boca.

y en tu seno, yo aprendì, 

De a poquito,  como amarte,

como despertar, y gritar, 

En tu cabecera,

Solo tus labios, y tu mano, 

Amor me dieron, 

Como razòn  de tu alma,

Y me dan mas, 

Con el jardìn de tu casa

El sabor , placentero de tu leche,

No se olvida de la boca,

y el pensamiento, me trae, 

Tus olores, y sabores,

Yo la luz de tus entrañas,

Madre, deja que pague, 

Al menos, con infinito beso,

Con gratitud, ante tus canas,

El dolor de huesos, 

El trajinar, abrazando y protegiendo,

Madre mìa, tu vieja, y yo joven, 

Eso debo, a tus cuidados, y enseñanza,

Deja que bendiga, 

Con amor, tambìen tus canas, 

Ayer yo niño, 

y tu de adulta a niña,

Etapas de la vida, Oh madrecita,

!Como no!, cuidar las canas, 

Y el cansancio de tu vida,

ya que amor, tu me has dado,

ya que tanto me has cuidado,

ahora me toca, 

Dar tambièn mi mano,

ahora de vieja, lo mismo are contigo,

Madrecita, fruto santo de mi vida,

por tus entrañas, y tus cuidados, 

yo tengo alas,

gratitud, señal de amor,

El planeta, el tiempo, 

Tu vital cuidado, 

me lo pasan recordando,

Que la tecnología, 

El mundo de las redes,

Lo que llaman internet,

El buscador de google,

A travès de el, se entere el mundo, 

Que te quiero, con abrazo, y cartelera,

Que la mejor publicidad, sea mamà.

imágenes en google,

Me ayuden apreciar, 

El valor de mi mamà,

y A Dios, y a la vida, 

por tenerla, 

y si muere, Saber cuanto lo amado,

y cuanto he demostrado, 

En sus canas, mi cariño,

En vida, debo consentir a mi mamà,

La amo, y es mi deber, 

No reprochar, ni una sola cana,

quiero ver en los letreros, 

Y todos, los idiomas del mundo,

Que aman a Mama,

Que honran, una ley del mandamiento,

yo invito con decencia, 

A lo que no es afrenta,

Amar y respetar, 

Las canas de mi madre,

!A mi vieja!,

¿Quien me lo ha dado todo?,

Bendita, las canas de mi madre,

La fuerza que me dio,

La salud, que a compartido,

y el amor, que ha dejado, 

Sin borrar en mi pizarra.

YO amo tus canas, 

y por nada reprocho, 

Tu sacrifico, 

y esa boca ancha, de tanto amarme.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.