Gonzalo Ramos Aranda

Hasta que tú quieras

Hasta que tu ansiado amor me tome en cuenta,
evitaré que la luz del sol llegue a la cuenca,
con la sombra amarga de mi vida, haré derroche,
perpetuando así las tinieblas de la noche.

Hasta que tu boca emita el anhelado sí,
teñiré las aguas del lago, de color carmesí,
las redes mariposas pescarán mi sangre,
causaré la muerte de carpa, charal y bagre.

Hasta que entiendas que mi alma es a ti devota,
no volará sobre la isla ave ni gaviota,
con mis sollozos tristes, quejas y lamentos,
expulsaré, de la región, todos los vientos.

Hasta que tus labios me brinden el beso deseado,
mi corazón, de la niebla, seguirá siendo aliado,
no brillará luna ni cintilarán estrellas,
impediré, a toda costa, que luzcan éllas.

Hasta que tus ojos me miren a mí, solamente,
no brotarán flores, aunque las pidas fervientemente,
en estas tierras no habrá siembra ni cosechas,
ya que, hoy, las riegan mis lágrimas maltrechas.

Hasta que tu tersa piel, morena, cubra mi ser
y tu cruel indiferencia ya no me impida crecer,
en montañas, valles y pueblos, no habrá vida,
cuantimás que mi existencia sigue malherida.

Hasta que por fin seas reina de la vida mía,
no habrá calor e imperará la bruma fría,
porque el témpano de hielo de mi atardecer,
se derretirá, únicamente, . . . con tu querer.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Isla de Janitzio, Pátzcuaro, Michoacán de Ocampo, México, a 18 de febrero del 2011
Reg. INDAUTOR No. 03-2011-041513462700-01



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.