Víctor Sorchaga

Khatarsis

Abran la noche sierpes abisales
en la fuga de tu mano-fontana
     y maldigan esta tierra lozana
y a cada uno de sus hijos anales

Corra la sangre del silencio     sales
de tus dedos cansados y la cana
herrumbrada del miedo: perra hermana
de la mierda     el llanto y todos los males

Despierte entonces la niña al remanso
     puerto etéreo y diáfano:     descanso
para el mudo veneno y la ceguera

Los vitrales y cortinas desbanden
hilando las fibras del mundo     y manden
ahora el juego y la risa postrera

07/Sept/2016



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.