Alma Erótica José Luis Agurto Zepeda.

Lléname de poemas –pediste-



En esa intimidad de nuestro cuarto,

entre sábanas y almohadas,

ruedan los deseos

de mi carne y de tu piel

y se funden en uno solo,

nuestros cuerpos también.

 

En esa intimidad,

he sido yo el que te mueve a amar

con la piel y con la sangre,

con los nervios, con los músculos;

el que mueve tus ojos

hacia horizontes soñados

que se encuentran anclados

en tus pensamientos más profundos,

en recónditos lugares,

de donde tú los has sacado.

 

Soy privilegiado, soy dichoso,

porque soy el sujeto a quien tú has amado.

 

Pediste que te llenara de poemas

y no sabes lo absurdo de tu pedido.

 

Has sido tú,

la que llenó de poemas mi piel,

de ganas, todo mi ser.

Y encendiste,

-sin quererlo al menos-

esta llama incesante que arde

dentro de mí y que derrama su lava

en las faldas de tus caderas…

 

Y allí explotan mis ganas

cuando se ciñen a tu pelvis,

cuando en movimientos telúricos,

sacuden nuestros cuerpos,

entre jadeos y “te quiero”,

llenos del sudor que tanto amamos,

para traer después la calma

y una sonrisa a nuestros labios.

 

Alma Erótica

José Luis Agurto Zepeda

Managua, Nicaragua

5 de enero 2017.

Comentarios2

  • Mia Aragon

    Querido alguna vez dije que gracias al amor por accidente mi corazón se volvió poeta...
    y créeme amigo que ases un buen trabajo al escribirle a ese amor todos tus poemas.

    Buen trabajo

    • Alma Erótica José Luis Agurto Zepeda.

      Dice la Tortuga sabia de la película Kung Fu Panda: "Los accidentes no existen"
      Tu corazón era poeta, el amor lo despertó.
      Gracias por tu comentario y un abrazo con mucho cariño desde mi amada Nicaragua.

    • Luna y Poesía

      Una joya erótica que hace nacer emociones sin igual.
      Encantada de deleitarme con tu obra.
      Abrazos cálidos!!

      • Alma Erótica José Luis Agurto Zepeda.

        Es un gran halago tu comentario, ya que eres poseedora de una poesía erótica, madura, refinada y sensual. Besos desde Managua, Nicaragua.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.