yito

Jesús.

 

 

Sus alas para mi vuelo


aún húmedo de rocío

brindo para que el vacío

de la vida,  no sea duelo.

 

Es de mi alma el consuelo

al tormento del desvío

pues perdono el desafío 

de no creer, en su cielo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.