emiliodom

CUANDO

  Cuando decaiga o se ausente el pensamiento, resultará difícil, mantenerse activo, y acompañar esa luz tan necesaria que alimenta los sueños que son nuestra razón de vivir. Se, que tu presencia, proporciona a la madrugada, ese brote de gloria que la transforma en claro día. No pretendas esparcir la esperanza de la vida, por donde hay sombras y desasosiego. Debemos ser conscientes, y ver la belleza que nos rodea para evitar, sentirnos desplazados. En esos momentos que todos tenemos de soledad, me siento como el humo en el aire, viendo como el viento decide jugar conmigo al declinar la tarde. Aprecio, que mi alma vaga por la prosa, buscando un refugio que rompa el silencio. ¡Seguiré buscando la fragancia deseada en mis suspiros!!.


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.