Axel Adair

Se nos acabó...

Se nos acabó...
Se nos fue de las manos, nos quedó muy poco, de algo que supo mucho.
Se nos acabó...
Tú te fuiste, y yo dejé de seguirte, las sabanas húmedas se secaron, tus labios mojados; simplemente ya no se mojaron mas.
Se nos acabó...
Y no sé porque, quizá te quise mucho, quizá te quise poco. Pero sé que nunca volveré a querer así.
Se nos acabó...
Pero seguimos. Tú allá, yo aquí pensando que algún día el uno por el otro ha de sufrir.
Se nos acabó... El amor.
Y no sé como ni porque, aunque se ha acabado, te sigo amando.
Pero ya no hay duda que me incumba, entre otros brazos y entre otras estrellas en otros ojos, ¡YA NO ACABARÁ!
Seguirás y yo seguiré... como alguna vez lo hiciste. Y como yo lo haré también.
Te amo y por eso, ya no te amaré.

 

 

 

Axel Fernández.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.