Santiago Miranda

Esta ajetreada ciudad

Toda calle es una cinta productiva
-no detengas el tiempo ni por un instante-
oh regla de las leyes, tu sudor
productor de oro -determinamos cada día

 

De tus días. teoría
todo en su vaivén va funcionando
ahora. rojo-detente. mira-lejos-ver-a-no
40 grados en este horno móvil

 

Mi momento de recordar nostálgicos días
repasados de recuerdos, tardes de lluvia
y noches de químico ensueño

 

Verde-continua
El día se ha acabado
-devuelta a mi útero envuelto
de sábanas y almohadas, voy cayendo
en el vértigo cansado de roces y espinas
derribado por suaves prójimos-suspiros
talado de soporíficas celestes raíces 
podado de metafísicas impresiones
volcado en la taza de café hiriendo
doy a luz mi oscuridad marchita

 

Es la negativa desesperanza de la vida
que combate la célula social y cancérigena 

Aquí no hay mas silencio que en los campos
de sepulcros aquí no hay respeto



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.