Alisavolibaf

Cuento de fuego y mar

Hoy mantengo mis gritos callados

Llantos explotando en blanco

Hoy fríos barcos van zarpando

Y en la proa, el que es tú cuerpo

Del muelle se va alejando.

Me haz roto la cabeza

Con un tiro certero de escopeta

Yo que era de sorpresas,

Pero tú buscabas otras presas.

El poeta duerme a la

Izquierda de la depresión

Y créeme que con todo esto

Me diste cinco días más

De completa inspiración.

Ahora, a ratos vivo

A la sombra de estabilidades

Para no preocupar a los culpables

Y que las malas lenguas no me aten

A las hogueras finales

Y cuando tú llegues

Al centro de tú mar

Y consigas lo que fuiste a cazar,

Yo me perderé

En la locura de mi mal.

Avisa cuando ocurra

Para no llamar.

Avisa cuando ocurra

No quiero que me vayas a contestar

No sea que entonces

Con la nueva presa

Ya no te quieras contentar.

Así son.

Así y nada más

Los cuentos de fuego y mar



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.