Jesus Maria Hernandez Nariño

Un demonio entre tu y yo

Hay..., no es un sufrir muy sufriente...?

esa sombra que duele a corazón punzado..

que tu inocencia condeno siglo a siglo,

sombra a sombra,

luz a luz,

y tu luz y mi luz,

mi Maria Beatriz,

tu Maria Beatriz,

amanecer de amanecer,

y la piedra de la sombra que a nada importa,

esa sombra,

esa roca,

¿por que no le dices no?

dile, dile...

Hay tantos siglos de paz y de silencio,

en mi beso a tu beso,

mira lo que ha sucedido entre tus ojos...

esa luz es tuya,

esa luz es mía.

 

Hay, si tu dejeras No..

si sólo lo dijeras..

 

Esa sombra demoníaca se iría...

Ella es quien me llama,

me dijo un día apiadado de su absurdo...

ese diablo no es tan malo.

 

Hay..., no es eso un sufrir muy sufriente...?

Esa sombra que duele a corazón punzado...

Que tu inocencia condeno siglo a siglo,

sombra a sombra.

Y detrás así va mi sombra y la sombra de esa luz que es Maria Beatriz. 

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.