magginela

He escuchado hablar de la fuerza de la juventud

He escuchado hablar de la fuerza de la juventud
De sus ganas, sus ansias de vivir
Pero yo, que soy joven
He visto y sentido la agonía de no sentirlo

Dicen que nosotros disfrutamos la alegría de la vida
Que se acaba cuando empieza la verdadera vida
Pero yo sé que no es así

Me siento como una niña tratando de ser adulta
Tan indefensa, tan sola
Tratando de nadar en un océano turbulento y tranquilo
Sin brazos, sin piernas; sin poder

Y me ahogho:
Miro a mi alrededor la juventud que sobrevive
Ellos tampoco pueden nadar

Intentamos ayudarnos, pero es difícil
¿Cómo salvar a alguien que se ahoga sin saber nadar?

Y los adultos compiten en el agua
Van en sus anchas, atravesando el mar
Para ellos, el océano no es ya terrible
Ellos ya no se ahogan

Me pregunto si podremos sobrevivir al agua
Sin brazos, sin piernas, sin nadar
Ha escuchado hablar de la fuerza de la juventud
Pero yo, que soy joven, quedo ahora sin fuerzas



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.