argantonio

Los dictadores

Los dictadores cuando son pequeños

de estatura, se hacen monumentos,

megalíticos, es aprovechar la oportunidad

de pasar a la historia como sujetos míticos.

 

Los dictadores cuando son de más talla,

beben no para olvidar, si no para

emborracharse de poder de manera total,

y gustan irse al otro mundo, envueltos

en el repugnante olor de un coma etílico,

y una de dos, o ignoran el placer carnal

o les sirven a domicilio, niñas núbiles para desflorar.

Comentarios1

  • Amalia Lateano

    Revisando mi prontuario, me encuentro con esta maravilla.

    Un abrazo

    Amalia



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.