Espinela

Reflejo del camino..

A veces las delicateses amargas sabrán.

Caras, como gota de agua en el desierto.

Despilfarrado como último respiro  oxígenado

 en mis pulmones para ir sobreviviendo.

A veces quisiera dejar de respirar. 

Inundar mis pulmones en la inmensidad del mar.

Pero ese no es mi lugar.

He viajado y vivido para ser hoy quien está.

Mil metas alcanzar y aunque no las cumpla.

Por recorrer el camino habrá valido la pena ya.

Que triste la noche en soledad.

La luna no salió hoy, no me quiso mirar.

Quizás el alba la ampare mejor en otro lugar.

Esta poeta sedienta no la puede alcanzar.

Aunque miles de historias la recuerden.

Sabe que no pertenezco a este lugar.

Mientras aquí me muestre,

El paso se puede demorar.

Pronto permaneceré con ella.

Allí donde nunca dejará de iluminar.

 

 

Comentarios1

  • Amalia Lateano

    Encantada de disfrutar una vez más de tu arte.
    Sugerente y profundo.

    Saludos
    Amalia



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.