José Moscoso Vega

El Nieto y el Abuelo

 

 

El abuelo estaba enfermo,

y su nieto tomó la decisión,

 de ser en aquel duro momento,

su ayuda, su guía y su bastión.

 

Gran enfermedad le asechaba,

el diagnostico de su salud era grave,

ocupaba  atención particular,

amor y cuidado era la clave.

 

El joven renunció  a muchas cosas,

para cuidarlo junto con su Madre,

pues aquel viejo que  tanto amaba,

lo miraba como abuelo y como Padre.

 

Fueron días  y más de un año,

dedicado  a  cuidados especiales,

fueron noches carreras y desvelos,

sobresaltos  y viajes a hospitales.

 

Decidido a aliviar sus malestares,

y en tributo al tiempo compartido,

a su abuelo lo llevaba a paseos,

reviviendo en los mares lo vivido.

 

Aprovechaba las tardes de verano,

y al golfo viajaban con sus piolas,

en un muelle se sentaban a pescar,

mirando el movimiento  de las olas.

 

Pero un lunes todo cambiaría,

se notaba lento su respiro,

en su lecho su vida terminaba,

y  su alma al cielo en un suspiro.

 

Medio día y la noche entera,

en la vela el joven se mostraba,

fuerte ante el hecho y la tragedia,

fuerzas a su Madre El le daba.

 

La mañana llegó con su cansancio,

a dos seres velando a un ser amado,

el féretro transportado en un coche,

al cementerio donde sería sepultado.

 

La ataúd fue depositada,

en la tumba que luego fue sellada,

 lágrimas asomaron en algunos,

reflejos de tristeza en las miradas.

 

Y entonces miré derrumbarse,

al nieto al despedirse de aquel Padre,

y el dolor reflejado entre lágrimas,

en un abrazo fundido con su Madre.

 

Que  triste ver partir a quien se ama,

aunque ese  viaje le alivie el sufrimiento,

pues somos humanos que sentimos,

y no borra la partida el sentimiento.

 

J.Moscoso.

Derechos de autor reservados.

José Antonio Moscoso Vega.

Costa Rica, Puntarenas, Corredores.

03 de enero 2017.

 

Un pequeña pincelada  de  la actitud de un joven,  que con amor asumió darle cuidado a su abuelo en estado terminal.  mis respetos para ti Diego.

Comentarios3

  • Anitaconejita

    Esa es la forma de mostrar el amor en vida, mientras se pueda dar lo mejor, el gran héroe, noble nieto en su mente quedará grabada la dádiva de amar y la entrega a su abuelo que con esmero cuido...Me gustó mucho
    Anitaconejita

    • José Moscoso Vega

      Muchas gracias, una actitud muy noble y muy difícil de encontrar hacia los adultos mayores.
      bendiciones.

    • YO CLAUDIO

      Hermoso poema , Hermosas palabras , ayer lunes a las 10 y 30 me toco despedir a mi suegro y dejarlo en su ultima morada el cementerio, mi suegro que últimamente ya sentía mal mi hijo mayor tubo que cuidarlo por las noches, cambiarlo, darle su comida en la boca y ver como su abuelo, su papi como todos le decían, mi hijo mayor Claudio junto a su tía lo vierón morir en sus brazos brazos, después tapar su tumba al viejo como y le decía, amargamente mi hijo caía en mis brazos llorando desesperado por la partida de su abuelo , que celosamente cuido y limpio su cuerpo cada vez que mi suegro se lo pedía sin tener asco alguno, tu poema dice todo lo que mi hijo paso con su abuelo, gracias por tus letras fue un gusto el haberte leído, bendiciones.

      • José Moscoso Vega

        Muchas gracias, y que bueno saber que ese noble sentimiento, y esa actitud tan escasa hacia los adultos mayores, están ahí en tu familia. bendiciones.

      • Peregrina

        Es una hermosa poesía...
        Hay nietos así, son una bendición del cielo.
        Un gusto pasar a leerte...
        Saludos amistosos de
        Peregrina

        • José Moscoso Vega

          El amor hacia el adulto mayor, ha disminuido, pero gloria a Dios, aún quedan personas llenas de amor. bendiciones.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.