Alma Peregrina

¡AL FIN SE ACABO LA NAVIDAD!

 

 

 Seguramente que muchos de los que leen el titulo se identifican con él, otros, que no me atrevo a decir cuántos porque deben ser muchos, se habrán indignado y hasta se sentirán ofendidos con esto, pero recuerde que “todo es del color del cristal con que se mire”.

 Navidad evoca paz, amor, risas, festejos, familia, tamales, pierna de cerdo, regalos, niños, alegría...esa es la cara agradable de las navidades...

  Pero hay otra cara que no es para nada agradable, pues en estas fechas nos vienen a la memoria todos los recuerdos tristes que hemos ido tratando de dejar de lado a lo largo del año. Aquel amor que se quedó perdido en un recodo del camino… Aquel ser querido que no se sentara a la mesa familiar porque ya no está más con nosotros... Aquellos que por diferentes razones se encuentran lejos... Las cosas que querías hacer durante el año y no pudiste…

 Aquellos árboles que adornamos con tanto esmero y lo llenamos de  bombillas de colores, los hemos tirado a la basura porque ya no vale, porque ya está muerto y no tiene más valor que un poco de ceniza, el nacimiento con el Niño Jesús, la Virgen María y San José,  que pusimos tan bonito en el mejor lugar de la casa, ya  lo hemos guardado en una caja olvidada hasta el próximo año…El vecino de enfrente que jamás te saluda durante todo el año y en navidades se volvió todo dulzura, vuelve a su estado anterior, como si hubiera estado poseído por unos pocos días por un “virus navideño”.

 La luces de colores desaparecerán como por arte de magia y las calles se oscurecerán y volverán a la típica agresividad, los gritos, los pitazos, las mentadas de madre, los dependientes de las tiendas y funcionarios de oficinas volverán a la displicencia típica al atender a los clientes,

 Así empezamos un nuevo año, con los mismos astrólogos diciendo las mismas carajadas de siempre; Siempre vaticinando un año lleno de dicha y prosperidad (Creo que los pagan los políticos para agarrarnos de majes); En fin, veremos qué tan acertados andan este 2017. Ojalá nos vaya bien y acierten ahora, y la cuesta de enero la subimos silbando, a ver si nos rinde más la plata que cada vez está más difícil conseguirla.

 Lo que parece ser cierto es que la Navidad ha cambiado y no para bien, son muchos los que opinan que el ambiente tradicional de la Navidad, basado en la religiosidad y en la familia, ha sido sustituido por una vorágine comercial de consumismo exagerado y promociones (que no lo son tanto), donde la prioridad es la diversión, los regalos y los viajes, dando lugar a un cambio absoluto del significado tradicional de estas fechas.

 Así que puedo decir sin temor a equivocarme que “Al fin se acabó la navidad” y he sobrevivido un año más, porque las fiestas de fin de año siempre consiguen revolver cosas en mi interior que duelen mucho; Yo creo que tengo un imán para atraer todos los recuerdos tristes en Navidad ¡Soy una masoquista!,  por eso más que por otra cosa, el fin de la navidad es un respiro para mí, una vuelta a la aburrida, mediocre  y tranquila rutina y ver si será cierto que este nuevo año me dejara “una chiva, una burra negra, una yegua blanca y una buena suegra (como no sea una buena suegra, no veo que más, porque yo ni corral tengo).

 Lo que si les prometo es seguir machacándoles la vida con mis  sandeces e insanidades mentales, las cuales trataré este 2017 sean medianamente decentes, porque aunque no lo crean, hubo gente que le gustó mi estilo, y hasta se atrevió a leerme, lo que me elevó la moral exponencialmente…

 

 

 

 

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.Página creada por P.R.Romero, donde muestra textos de su autoría.Los derechos morales (de creación) y patrimoniales (de comercio) de esta obra son propiedad del autor,por lo tanto no puede hacerse uso de los mismos sin autorización previa./>de P.R.Romero.

 

Comentarios1

  • Fabio Robles

    Sigue tu alma peregrinando por temas cotidianos y tus ensayos siempre son interesantes como este. Recibe mi afectuoso saludo

    • Alma Peregrina

      Gracias amigo, si yo siempre con temas cotidianos, como te darás cuenta de poeta no tengo nada, solo escribo lo que me sale del alma.Un abrazo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.