Eber R. Guerrero

Cuando te pienso...

Cuando te pienso

algo goza dentro de mi,

es la dicha y el frenesí

de mi alma vacilante

ante un delirio conciso.

Cuando te pienso

sonrío como idiota,

las gotas de rocío

mojan la dulzura

y entre la espesura 

de una mente huraña

me araña la vida

y te pienso a ti.

Mi corazón te repinta

en cada cuadro, cada esquina

y el viento que rima

al oído del cantor

no luce su esplendor

ante dama tan fina.

¡Viva la vida!

dijo mi todo al verte

y al no poder tenerte

se puso a escribir.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.