un poeta lirico

NO HAY MAL QUE DURE CIEN AÑOS

  Se crió en la calle, hijo de madre sola,
su padre murió en una riña de cantina..
Desde jovencito buscaba problemas, era incapaz
de admitir un error o una corrección,
se volvió pendenciero y rencoroso, no perdonaba
nunca una acción en la cual se sintiera humillado..
Presumía de ser el mas macho, el mas hombre
y así fue, por algún tiempo..
Le tenían miedo porque era rápido para sacar el Puñal
y no le temía a nadie, pronto tomó fama, decían que
ya debía muchas muertes, aunque en realidad solo
eran dos.. Las demás el las inventaba cuando estaba
tomado y le daba por presumir...
!Sin embargo era temerario!
y sacaba su puñal a la menor provocación...
Le gustaba alardear y humillar a todo aquel
que le miraba o por alguna razón se cruzaba
por su camino en el momento equivocado..
Hubo muchos que con sentido común, mejor
dieron la vuelta y lo dejaron insultarlos,
quedando como cobardes...
Pero todo principio tiene su fin, y no hay mal
que dure cien años.. Una noche cansado de jugar
y tomar se le ocurrió salir a pasear por la plaza
del pueblo, era domingo en la noche, y la mayoría
de de la gente se reunía para convivir en la plaza..
Los mas viejos a platicarse las ultimas novedades,
familias completas dando vueltas en la plaza,
Padres, Madres, y algunos jóvenes intentando conquistar ..
Las familias giraban en un sentido y los solteros en el otro,
de modo que se encontraban en cada vuelta y así era como
los jovenzuelos trataban de enamorar alguna chica...

..Salio con varios de sus incondicionales y empezó
también a dar vueltas, molestando a cuanta jovencita
pasaba a su lado, hasta que un padre ofendido le reclamó..
El, como siempre de mecha corta, inmediatamente saco
su puñal, intentando agredir al padre de la muchacha..
!!Cuando de pronto!!, de entre la gente salio un sujeto,
era alto bien proporcionado, y no mal parecido gritándole...
...!Si no te largas de aquí!, te va a llevar la chingada
borracho hijo de puta...
Eso era mas de lo que podía soportar su ego,
se dio la media vuelta y se abalanzó encima de aquel
metiche que había osado cruzarse en su camino...
Ya no pudo pensar mas, sintió como la lumbre iba
entrando en su cuerpo, abrió los ojos de mas, e intentó
tomar aire, pero ya no pudo, solo sangre corrió por
los pulmones perforados.. El desconocido le vació
todo el cargador de su 45 a quemarropa.. Todavía por
instinto, alcanzo a tirar una estocada que se quedo
en el aire, como en cámara lenta, y así fue cayendo,
sintiendo como la vida se le escapaba por cada agujero
que le dejaran las balas...

 

UN POETA LÍRICO
Agil 06/04/2015

Comentarios1

  • anbel

    Dio con la horma de su zapato...Un abrazo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.