Jarbe

Elegía a mi diamante mandarín

Hoy recuerdo su piar en el salón,

su jolgorio cuando se abría la puerta

de casa y volvíamos de la civilización.

Ahora eso sólo es su vida muerta.

 

Hoy recuerdo su tarareo,

sus saltos de derecha a izquierda

de izquierda a derecha, aún casi los veo.

Ahora sólo espero que en mi alma la suya no se pierda.

 

Recuerdo que hubo un día

en el que se paseó volando por la casa,

no escapó porque no quería,

creo que nos quería pese a no entendernos nada.

 

Recuerdo que hace bastante

se puso tan, tan enfermo.

Y recuerdo que trabajé incesante

porque saliera de eso.

 

¡ Ay ! ¡ qué bonito su pico rojo !

¡ qué bonitas sus plumas claras !

¡ qué negro tenía cada ojo !

¡ qué inocente era su cara !

 

Recuerdo un punto en su mollera

que parecía un lunar

en el blancor de su cabeza.

¡ Lo echo de menos, lo querría besar !

 

 

Un animal tan pequeño

crea un vínculo tan grande.

Él era un hermano y yo no era un dueño,

se ganó mi corazón y el de mis padres.

 

Pequeñin, te echaremos de menos.....

 

 

 

                                                       2-1-17

 

 

 

                                                            Descansa en paz

                                                                                     Chicky.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.