Filipochka

No se trataba de algo especial

 Me disculpo contigo por todas esas cartas escritas,

si es que alguna te hizo creer en lo que allí estaba escrito,

ni tu ni yo tenemos la culpa, el amor es un juego

cuyas reglas a veces escritas, en ocasiones entendemos.

 

Salgo fuera del circulo de tus emociones, admito más 

confundido, más desdichado, sin idea de a donde ir.

Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja,

que un rico entre al reino de los cielos.

 

Distraída por el mundo, en vano esperaré que llegue

el día en que por fin,  te des cuenta que

el amor esta cerca de la pobreza. 

Ser simple, ni lujos ni excesos.

 

Quien hoy con brillantes te mantiene a su lado, 

tarde te darás cuenta que no fuiste la única, 

cuando pensabas que lo eras, cuando pensando 

en el mundo, no viste lo que era simple.

 

El amor que profesan los ojos en una sola mirada,

el encuentro mágico, teatralidad de los minutos más,

minutos menos, verdad que no espera al conticinio

y ¡quema por dentro pidiendo ser escuchada!

¡ser complacida de inmediato!

 

Eso que nos descubre la falsedad de la vida,

y hace de nuestros mejores placeres, vulgar cotidiano,

y de nuestro valle, desierto.

 

Se llama amor verdadero, se mira de frente,

y se le acude sin nada en las manos y sin demora,

él de todo nos llena,

pero a tí te importa más el mundo.

 

 

Comentarios1

  • Hermogenes_P

    Que buen poema
    Saludos!!

    • Filipochka

      Te agradezco



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.