argantonio

Dedicado a Plácido

Hablarle a un pájaro no es cosa de locos,

ni pedir silencio para oir el vuelo de la mariposa,

no hay que réirse cuando cortes el tallo de la rosa,

estos mandamientos son fáciles y además pocos.

 

Se trata de amar a la naturaleza,

y de vivir en paz y armonía con ella,

desde que vemos la primera estrella,

hablar con los animáles no es ninguna rareza.

 

Yo tuve un pájaro cantor,

que me duró pocos días,

la casa se quedó sin el vacía.

 

Grande fue mi dolor,

después de tantas alegrías,

poco tiempo duró su melodía.

Comentarios1

  • Diana Cosma

    Muy buen poema para recordarnos a todos que hay que apreciar los regalos de la naturaleza, su encanto simple que nos puede iluminar un poco hasta los más oscuros momentos, y aunque sea frágil y efimera como la vida del pájaro cantor, la vida de la naturaleza es lo más precioso que tenemos. Gracias por compartir tu reflexión con nostros.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.