Tu Gioconda

Enseñame a no amarte, enseñame a olvidarte...

Enseñame a no amarte, enseñame a olvidarte!

 

Me enseñaste a guardar una esperanza,

a perdonar a quien me haya lastimado...

 

Me enseñaste que hay un Dios a quien se debe amar,

que la vida tiene sentido y vale la pena vivirla...

 

Me enseñaste a luchar por mis metas y propósitos,

a pensar en mi antes que en los demás...

 

Me enseñaste a no quedarme con lo que me hace daño,

a olvidar rencores y tristezas...

 

Me enseñaste que Dios es como el viento

que no se puede ver pero se puede sentir

y es así como ahora yo te siento

aunque no te pueda ver

te percibo con mis sentidos

y los bellos recuerdos que quedaron grabados

en mi memoria, en mis pensamientos.

 

Me enseñaste tanto, tanto y nada...

Como puedo dejar de amarte 

si te clavaste en lo más profundo de mi corazón,

busco razones para odiarte y las encuentro... 

pero como hago si es más fuerte el amor que por ti siento. 

Decidí devolverte a Dios, a tu dueña... 

pero aún te sigo pensando. 

Este amor que siento por ti es muy extraño, 

te amo con el alma,

pero a la vez,

me hace mucho daño...

 

Es por eso que ahora te pido...

enseñame a no amarte,

enseñame a olvidarte...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.