Frances Villa

Especímenes

 

La onda de luz superlativa traspuso el poniente sol de Media Noche. Produjo una mancha estelar en el infinito, el resplandor de ráfaga furtiva equinoccial.

 

Una enorme oscuridad abatió el sexto astro del día. El ocaso del quinto se interrumpió repentinamente.

 

La ciudad 211 estaba bloqueada. La luna delineaba sus mejillas con el negro azabache de los CFCs  estandarizados.

 

El fin había llegado. Imponentes cometas de cabellera blanca impactaban en el fuerte de la Torre de Cristal. El fuego se propalaba abundante alrededor de la cruz gigante.

 

Los gritos apagados de los habitantes de la Red “Horus” carecían de voces altaneras y vanagloriosas, contrastando a las del día de Ayer, en el que el Ángel Dominic había anunciado una Nueva Fundación.

 

211 sucumbía ante golpes torpes de puños milenarios que se abalanzaban hacia su finitud.

 

Aún podía observarse los rasgos frenéticos de la noche anterior: Octágonos con licores Nerunianos, vastos campos cibernéticos derruidos, máquinas sobrecargadas o con falta de una. Nadie podía haber imaginado tan trágica “Fundación”.

 

Al amanecer: día 1ro: mes I: año I…

 

La ciudad 211 no existía, era ya solo un divertido juego en las máquinas de niños intrusos del Reino “D”. Extranjeros intrusos del cuatrocientos y…

 

211 había desaparecido y en su lugar unas extraños habitantes hacían su aparición…

 

Comentarios3

  • KALITA_007

    muy bueno tu poema..
    mis elogios..
    besos y cariños..
    bye.............

  • SANTAPAU




    La onda de luz superlativa traspuso el poniente sol de Media Noche. Produjo una mancha estelar en el infinito, el resplandor de ráfaga furtiva equinocial.

  • Azhar

    Eso era más un cuento que un poema ¿o me equivoco? pero me gustó, de todos el que más, me gusta es este.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.