Marieli

Comunión

Su rostro era pobre

De pólvora cubierto

Como si sus arrugas fueran cauces

De otra vida evocados

 

Su andar pausado y rítmico

Sus manos tersas y fuertes

Su mirada sencilla pero triste

 

El mundo posaba bajo sus pies, ella flotaba

Fue a donde le dijeron que no

Creyó en lo prohibido, había algo que la empujaba a ello

Una fuerza la arrojaba a lo impensado

 

Ella era de carbón y de ceniza

Toco el oro y se vistió de perlas

Nada tenía y todo adquirió

Ese mismo instante en que se iluminó

 

Entre el polvo y el viento se hizo una

Ya no había miedo, ahora era parte de Otro

Sublime momento que embragó la vista

Ese día contemplé que el cielo bajaba

 

El fulgor se asentaba por siempre sobre su cabello

Ella ya no era...

Ahora era una sola con Él

En perfecta comunión

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.