olivia zera

anecdota

la poca cordura que asalta a la mente racional

la poca sensatez de un día de libertad a esta mente a veces reprimida por la intención de un ideal

Persigo mi vida, mis sueños en absoluto calculo y determinación y cometo errores y más que ellos anécdotas que contar en un te acuerdas que...

No me arrepiento de lo que soy de lo que hice y de lo que hare sino de aquel sabor amargo que experimento luego, aquel dulce sabor a miel fuerte...que dejo ir y quisiera concervar

Pero te guardo como mi anécdota de espontaneidad ..De ese otro yo que no se deja ver con frecuencia de ese yo que supera al superyó e infringe las reglas...y me dejo ir y llevar por la brisa marina por la liviandad...

Sorprendida de encontrar a alguien como yo, en absoluto complejo en absoluto simple y esquivo e inequívoco...al que aguarda al que sublime espera, pues somos dos,  la roca que rompe ante las olas y la ola que insistente y lejana espera tener a la contraparte.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.