Silvia Patón Cordero

Los gatos serviciales (fábula con rima clásica)

 

Dedicado a nuestros inolvidables fabulistas.

 

A la noche y al día peleaban

un par por agradar a su dueño;

y en gatuna reyerta olvidaban

que la sangre tornaban beleño

porque sin motivos se escamaban.

 

Pero cuanto más lo demostraban

tanto más les vencía aquel sueño;

que nada a los felinos les daban

los hombres de bolsillo cenceño,

sino que las comidas restaban.

 

Así les rindió la flaca edad,

en que se jubilan los oficios,

sin más que fastidio y parquedad.

 

Que no sacaron más beneficios

que librarse en su inutilidad

de palos e impagados servicios.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.