Claudii

Por la victoria

Aún queda algo...
algo por lo cual luchar.
Algo por lo cual levantarse
y decir "Yo sigo en este ruedo”,
“Yo lo lograré, con plenitud y esfuerzo”,
“Yo no me rendiré",
porque soy mejor que todo ello”
Así sea una brisa, una pizca,
un destello, un haz de luz
aún subsiste aquello.
Aquello que resurgirá desde lo más bajo
para alcanzar lo más alto,
para llegar a ser mejor
de lo que una vez fue.

Y mientras ello persista
ya sea en tu corazón, en la razón
en tus sentimientos o pensamiento.
Mientras ello subsista... ,
entonces existe un motivo, una razón
para lograr tus objetivos.
Entonces existe algo en que apoyarte
y seguir con tus ideales.
No se trata de ser alguien lineal o constante
se trata de reestructurarte en el tiempo
de aprender, de vivir, de enseñar, de compartir,
de amar, de abrazar, de arriesgar, de tolerar.
Se trata de amar lo que haces,
de disfrutar, de respirar a diario tu trabajo
de valorar con humildad tu esfuerzo.

La vida te puede "pegar" tan fuerte
y sí que lo hará
tanto como uno mismo lo decida.
La vida no va a querer que te levantes,
es más tratará de derrumbarte más y más.
para que dimitas ante tu camino y metas.
Nos pondrá frente a pruebas
de mayor dificultad,
nos generará dudas y temores,
nos hará caer hasta lo más bajo.
Pero, seguiremos de pie
porque uno es más fuerte
de lo que piensa ser.
No te subestimes a ti mismo
sino cree en ti mismo.
No te rindas, no dimitas
no ahora cuando ya estás
en la punta de la "lanza".
No ahora cuando ya estás por alcanzar
el pico más alto de la montaña.

Pero, no es la vida tanto en sí
sino nosotros mismos.
Porque la vida es tan solo
el nexo entre nosotros
y la fuerza de voluntad que poseemos.
Es la unión entre nuestro interés real
y lo próximo en mente a lograr.
Es el medio para plasmar
nuestra imaginación
y pensamientos más avezados.
Es el lienzo para escribir como reescribirnos
sin límite alguno.
Es por medio de la cual
uno da todo de sí mismo
para conseguir lo deseado.
Se trata de subsistir juntos como universo,
se llama reciprocidad, no individualismo,
es despertar tu yo interno.

La vida no es esa barrera al frente tuyo,
ese obstáculo es opcional, es imaginario.
Es mas, ese obstáculo nisiquiera existe,
mas bien se encuentra en tu mente únicamente
para frenarte, para detenerte
en realizar tus sueños y objetivos.
Repítete cuan grande eres,
cuan grande quieres llegar a ser
y cuan grande vas a llegar a ser.
Mentalízate como alguien
con defectos y virtudes
no como alguien perfecto e ideal,
alguien que puede errar y aprender de ello,
alguien con toda la capacidad
en la palma de su mano
y al frente de su semblante y reflejo.
No importa tanto los resultados
sino cuanto de ti has dado por conseguirlo.
Cuanto cariño, esfuerzo,
perseverancia como paciencia
has expresado y plasmado desde tu interior.
Porque así sea mañana o pasado mañana,
de aquí a unos meses o años,
tu capacidad para lograr algo determinado
seguirá siendo innata.
Tan solo tienes que despertar ese don interno,
despertar tus sentidos, despertar tu balance.
Tan solo tienes que despertarte
y descubrir quien realmente eres,
divisar tu verdadero yo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.