Silviapaton

A Circe

 

A Circe devota, quien con hechizos

a Ulises retuvo en su ínsula artera

y que en mantenerlo aún persevera

entre fieras y animales huidizos.

 

Que a sus hombres, pasto de porquerizos,

los incita a pasar la vida entera

en una forma que poco debiera

placer a los dioses antojadizos.

 

Por Eea soplan vientos a rachas

desviando del rumbo la altiva quilla

de otros barcos que aquel numen despacha.

 

En su caverna el tálamo mancilla

y, con fruicción, los labios emborracha

del que olvidó en Ítaca su rencilla.

Comentarios1

  • pani

    PRECIOSO... ME ALEGRA VERTE DE NUEVO ADMIRADA SILVIA... SE ECHABA DE MENOS TU POESÍA DE BELLEZA SIN PAR...

    • Silvia Patón Cordero

      Gracias, pani. Te agradezco tu comentario. Un saludo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.