un poeta lirico

MI PRIMERA VEZ (3ra parte final)

  Estuvimos todavía un buen rato platicando, ahí me enteré que era enfermera
y trabajaba en el Seguro social tenia 34 años, y un hijo de 14, dos años
menor que yo, que era divorciada desde hacia 5 años, y le gustaban los
militares, Tanto que uno de los Oficiales, era su ex, y en venganza al
trato que le dio durante el tiempo que estuvieron casados, iba cada año
al baile de graduación de cadetes y escogía a uno para paseárselo en la
cara, nada mas por ver la cara que ponía..
¿Entonces todo lo hiciste con premeditación? le pregunté,
-pues cada año vengo y me burlo en su cara, pero nunca había llegado a una
segunda cita con nadie, pero tu eres tan diferente, pareces un alma vieja
en lugar de sentirte joven, inmaduro, me siento bien contigo siempre tienes
la palabra adecuada, el gesto conciliador, hasta me siento protegida cuando
me abrazas..la mire fijamente a los ojos tratando de adivinar si era verdad
lo que decía o solo estaba fingiendo, y vi su hermosa cara, la misma que
me robo el aliento cuando la conocí, pero en sus ojos había tanto dolor,
soledad, deseo de sentirse protegida. que ya no pude aguantar mas y la
abrace fuertemente diciéndole al oído no te preocupes mas ya estoy aquí..
Miles de veces me he preguntado ¿que sentiría ella, al escuchar a un mocoso
decirle esas palabras? ¿que pasaría por su mente, y porque yo me sentía así?..
Nos besamos nuevamente, pero ya los besos tenían otro sabor el deseo se había
diluido, y quedaba el disfrute del ser, del entregar el alma por medio de
los labios, de hermanar la piel en la tibieza de los abrazos, de disfrutar
el momento como si el universo conspirara para dejarnos ser uno con nosotros
mismos y con el infinito..
En eso estaba, en medio de mi silencio, de mi soliloquio que había surgido
del disfrute del momento, cuando sus palabras me sacaron del trance,
-creo que es mejor que volvamos a la ciudad, ya hace un poco de frío y se
esta haciendo tarde, como quieras le dije, se arreglo un poco el cabello,
se retoco los labios, y encendió el auto, tomando rumbo a la ciudad,
el trayecto se hizo corto, al llegar me pregunta -¿vives en el cuartel?
quiero acercarte lo mas que pueda, porque a esta hora es peligroso
andar solo por las calles..No te preocupes ya estoy acostumbrado, salía
de la secundaria nocturna a las 11.00 p.m. y muchas veces no alcance
camión, así que me la aventaba a pie hasta mi casa..
Ya no hizo caso me dejo a una cuadra del cuartel con la promesa de
que saldríamos la siguiente semana..
Se pasó rápida, ya no me hacia ilusiones, iba sin expectativa lo que venga
esta bien me decía, la vi en el mismo lugar igual de hermosa, sonreía
con esa sonrisa de niña, me abrazo en cuanto llegué, y me dice -la vamos
a pasar bien, te invito a mi casa, mi mama se llevo a mi hijo por este fin
de semana así que tenemos tiempo para nosotros, asentí con una sonrisa
cómplice, caminamos hacia el carro y nos fuimos a su casa..
la casa estaba por el oriente de la ciudad, era una casa modesta pero
funcional, llegamos y metió el carro hasta dentro en la cochera, y bajamos
mi corazón empezó a latir fuertemente, yo trataba de que o lo notara,
abrió la puerta y apareció el interior, era una casa modesta pero bien
arreglada, muebles de buen gusto, que hacían juego con las paredes y
todos los arreglos que hacían una bella combinación, le dije es bonita
tu casa, -gracias me contesto al tiempo que me ofrecía asiento en el sofá
se paso a la cocina y abrió el refrigerador y saco una botella de tinto
y unos entremeses, queso jamón y otras cosas, y la arrimó a donde yo estaba
y me dice ponte cómodo y ve sirviendo el vino ahora vuelvo, me había dejado
el sacacorchos, así que me puse a abrirla al mismo tiempo que tomaba un
bocadillo, serví las dos copas y espere a que saliera, no tardo mucho
apareció con una bata corta luciendo sus hermosas piernas, se acercó
tomó las copas me ofreció una y me dice: brindemos porque al fin podemos
estar solos, alcé la copa y le di un pequeño trago, pero ya mi mente estaba
en otro lado, la abrace y nos besamos apasionadamente, una, dos, tres veces
al tiempo que me frotaba en su cuerpo, nos sentamos y seguimos tocándonos
la ropa fue cayendo, !la bata voló! los besos subían de tono, recorrí con mis
labios su cuerpo, de arriba abajo hasta que el sofá fue insuficiente, me
dice con voz entrecortada !llévame a la cama! la tomé entre mis brazos la alcé
y la llevé a la recamara, la deposité en la cama para intentar estar dentro
de ella, me decía !!ya por favor, ya!! sentí que todo explotó y cataplum terminé
antes de empezar.....Maldije en voz alta primero de coraje y después con
vergüenza, ella trataba de tomar aire, respirando largo apretando los dientes
yo frustrado, avergonzado, queriendo esconderme, que no me viera, de repente
soltó la carcajada y me dice; !mijo no te preocupes! eres tan joven que en
cinco minutos vas a estar listo para una segunda oportunidad..
Y hubo segunda y tercera y no se cuantas mas, (juventud divino tesoro)
ese fue el inicio de una relación que duro un año y medio durante la cual
tuve a la mejor maestra en las lides del amor...

 

UN POETA LÍRICO
Arturo Gil
07/12/2016
Sargento cuartel

Comentarios1

  • anbel

    Bueno...pues ya me he enterado del final...Un abrazo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.