angelillo201

La indomable Ley mordaza de Angelillo de Uixó.



 

 

La indomable Ley mordaza de Angelillo de Uixó.

 

EL guión, una hoja del médico escrito entre las flores del huerto, principalmente ortigas. EL decorado, una televisión tirada en el prado y una silla encontrada. En el quicio del paellero, un bardo mal pegado sirve de trípode improvisado donde se apoya la cámara.

Y un, dos, tres …

unos saltitos hasta la silla, y empieza la acción.

Rodando Angelillo de Uixó.

 

 

¿ me estoy grabando? ( dudas de si está encendido el botón rojo, carraspeo humm...)

Cobrando compostura, pasa la duda. Mira fijo a la cámara. Primer plano, saca de su boca un tapón de butano que le provoca arcadas. Escupe babas y saca de los labios un hilillo de saliva de forma lunar que recoge con los dedos de la mano dejándolos plateados para hablar.

 

“ No pretendo con este vídeo cuestionar la ley mordaza, ni la tortura en España.

Tan solo pretendo recuperar el tiempo perdido.

Yo...

ya no soy un hombre desde que me puso una mordaza en la boca la ley.

Desde entonces me pregunto una y otra vez:

¿ para qué sirve saber leer?

Os lo dire, para nada, si no es para perder a un hombre bueno, trabajador y honrado.

En las letras está contenida toda la rabia y el odio del mundo.

Nada hay tan condenable como los libros.

Eso es lo que pierde a cualquier hombre bueno, honrado y trabajador.

Cuando alguien desfavorecido por el sistema. Un hombre que ha perdido su empleo, su casa y sus hijos, lee la constitución, se siente furioso. Se queja, se indigna. Y lo manifiesta por escrito, como en mi caso. Entonces la indomable ley mordaza, lo caza como a un perro y lo amansa.

Muchos enloquecen tras haber escrito un twitter, otros se lanzan de cabeza por el puente o se tiran a las vías del tren tras hacer un vídeo en youtube.

Así es, así es.

Yo he conocido a docenas de personas que les ha pasado esto. Debido que tengo la desgracia de que sé leer, y a que me permiten conectarme a internet en la biblioteca de vall d´uixó. Allí he tenido noticias leyendo a cientos y cientos de desgraciados contando sus miserias, sus penas por internet, en vídeos de youtube, en facebook, en blogs, en foros de poesías.

¿ Qué ganan con eso? Muchas veces es el mensaje que cuelgo.

Nada, absolutamente nada.

Todo lo contrario.

Siempre acaban perdiendo, me recuerdan a esas tortugas de tierra. Algunas de ellas aún se pueden ver en vall d´uixó. Siempre van hacia el mismo lugar. Tienen algo raro en la cabeza que no les hace cambiar de dirección a esos bichos.

Esta gente es igual.

No se puede hacer nada por ellos, siempre acaban diciendo algún chiste que les acaba delatando y haciendo saltar las alarmas de la ley mordaza. Entonces llega la cárcel, la locura, la exclusión social, el ser señalados como pirados terroristas, y al final... el suicidio.

Ninguno escapa.

Acaban una noche estrellada, mirando el cielo desde lo alto de un puente mientras cantan los grillos y les llaman las ranas.

Los coches pasan por su lado indiferentes.

Un salto, y se acabo.

 

Si señor.

Pobres diablos,

a los dos días nadie se acuerda de ellos.

A la gente normal ni se les ocurre pensar que fue una ley la que les empujo.

Y si alguien lo piensa, ni se le ocurre decirlo, porque sabe que es el siguiente en saltar por los aires.

Si señor.

Así son las cosas.

Será mejor que me calle.

Angelillo de Uixó.

SI señoría, era todo una broma, una broma.

Claro que pienso que hay libertad y democracia en España señoría.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.