Rafael Perez Ortola

ÁNIMOS

Precavidos ante las cuatro plagas,
De parásitos y de iluminados
De aquellos frívolos y mentirosos;
El gran reto se aleja de las jergas.

 

Desdeñando las actitudes ciegas,
Los anhelos han de ser compartidos,
Y los objetivos bien enfilados,
Para el alcance de unas buenas vetas.

 

Las pegas se aplacan con los anhelos,
Con los deseos de sublimes fugas,
Envites propios para involucrados.

 

Sin compromiso no se alcanzan metas.
Ese talante de los encausados
Impulsará las fuerzas mutrikuarras.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.