Berenice De la Cruz

La eterna primavera

Los años no son del tiempo sino del alma 

y de la sonrisa de cada estación.

 

Maravilla es vivir en cada espacio, 

en cada instante en el que el brillo de los ojos 

perciben el aroma del ser. 

En el que el viento siempre sopla a tu favor,

en el que todos los caminos llevan a Roma, a las 

veredas más cercanas, a los latidos más lejanos. 

Pero no olvidar y saber que la primavera siempre es eterna.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.