Paulina Dix

Lisonja escondida



Escondí una lisonja en la Biblia

esperando que *** la leyera


garabatee en ella una súplica

confíe en Dios por vez primera.

 

Busco del cielo el aliento,

al destino arrancarle el viento

que me lleve a buen puerto

y por fin lograr el reencuentro.

 

Requiero el indulto de ella,

deseo que a mis brazos vuelva,

necesito amnistía a mi renuncia,

de sus labios, de su zalema.

 

Tengo fe que el tiempo será mi aliado

y cuando menos este pensando

mi corazón será sorprendido

por su mirada hacia mí viajando.

 

Paulina Dix

Comentarios1

  • YA SABES QUIÉN...

    Dios lo puede
    Todo!
    Y los
    Amores también.

    La esperanza y la paciencia
    rinden sus frutos.

    Abrazos amiga Paulina.

    • Paulina Dix

      Gracias



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.