ARGON

CAE LA TARDE

A Mí Debilidad, la que está siempre en mi.

 

CAE LA TARDE.

Desprendiose desde el balcón de tu sonrisa,

Cayendo como cascada, sobre mí alma

Adornando el ocaso de febo;

Sobrevolandome en un beso,

el deseo de tus alas sobre el firmamento infinito.

Aromando la tarde-noche

con la fragancia de tus caricias

por sobe mi cuerpo.

Haciendo de tu mirada furtiva,

un columpio que sobresobrevuela

en una suave brisa en primavera.

 

                                                ARGON



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.