Cesar Jossue

La Letanía

Soy nocturno,
Un noctambulo
Soy taciturno,
Sin preámbulo
Soy…
De la noche, y para la noche
Mi ambiente, es su ambiente
Disfruto la tranquilidad de la lejanía
La oscuridad sombría sin algarabía
Las tinieblas desoladas embrujadas
Tanto como su siniestra compañía
Jamás creería, que esto pasaría
Su trino no es más que el inicio
A su ritmo, comienza el suplicio
La letanía es su bienvenida
Lo veo al final de la avenida
Cómo sombra, aparenta vida
Es hombre, eso aparenta
Un aura densa, lo aprieta
Me aterra, me observa
Estamos solos, los dos
Lo había estado buscando
Pero él me ha encontrado
Ha venido por algo…
¿Seré yo ese algo?

Da 6 pasos adelante, elegante
Sorprendentemente, atrayente
Se aproxima paulatinamente
Magnánimo, se percibe su animo
La Neblina empaña su torso
Todo es borroso y tenebroso
Comienza a faltar la luz
Pareciera, que él la absorbiera
Que mi alma, él se la comiera
Que el brillo de mis ojos, pereciera
Que el rojo de sus ojos, encendiera
Que mi cuerpo no me perteneciera
Que lloraría sí tan solo pudiera
Que tiemblo, tan solo al verlo

Da 6 pasos adelante, elegante
Sin prisa, dominante, campante
Su figura es obtusa, difusa…
Como si se adaptara, acostumbrara
Como si buscará la forma adecuada
Como si quisiera que lo acompañara

Ahora, solo pienso, en el miedo 
En que el tiempo, pasa muy lento
En que el suelo, no está quieto
En que el espacio, esta hueco
En que ya no veo el cielo
En que el todo, esta inmerso
En la inmensidad de la oscuridad
Que se apodero de la claridad

¿Estoy en el infinito?
¿Quizás es el vacio?
Detrás de él, no hay nada

Da 6 pasos adelante, elegante
Tan espeluznante, abrumante
Esta, ya no es la misma calle
Es un abismo, negro absoluto
De repente, está tan cerca
De repente, es tan colosal
De repente, él empieza a flotar
Es que ya no hay, donde pisar

De lo que parece su boca…
Emana un sonido, con eco
Voz añejada, señor estoico
Intento, pero no comprendo
Torpe, paralizado, inutilizado
Me siento ahora sobrepasado
Ojalá, esto no hubiera pasado
No estoy para esto preparado
Veo hacia todos lados y,
Todo parece ser parte de él
Tal vez, yo también lo seré…
Es la hora, mi hora más oscura
Se creó en la fractal una fisura
Oigo su voz en mi consciencia
¿Ya no será de mi pertenencia?
Dentro de mí, lo escucho decir…
“Os faltáis templanza en vuestra persona
Y perdurado vuestro miedo a lo desconocido
No estáis listo aún, os debéis  armonizar
En su instante, me volveréis a encontrar”

Sus palabras jamás olvidaré
Instantáneamente y de repente
Regresé a la realidad tridimensional
Estremecido, corrompido, elegido
Sin posibilidad de oponer resistencia
Ignoro todo ahora, hasta mi existencia
¿Qué pasará?
¿Qué esperará?
¿Él, regresará?...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.