mariano777

EROS

Bailan su eterno ritual

de disipadas danzas,

adorando a Eros,

las bellas señoras,

entre sabanas etéreas

de nubes y de flores,

que convocan al éxtasis,

pleno de ardor.

 

El búho de enigmático mirar

contempla inmovil,

a las ardientes damas

que acompañan,

con el veloz cimbrear

de sus caderas,

al roce sin pausa

de ligeras lenguas,

que acarician sin sosiego,

con vehemencia y sin parar.

 

Son mujeres,

como pétalos de flores,

que vagan en el monte,

danzando y retozando,

con los sátiros ardientes del bosque,

amigos de las ninfas de los rios.

 

Buscan la ensoñación,

de placeres nuevos

bajo las estrellas,

en las noches de verano,

que con sus paisajes de Luna,

iluminan a las almas,

cuando vuelan,

en voluptuosas veladas,

de ritmo y de ardor.

 

Y bajo la bóveda celestial,

elevan al infinito,

suspiros, besos y gemidos,

para qué lleguen a una estrella,

y los dibuje el joven Eros

en alguna constelación,

para su eterno contemplar.

 

Que escapen

esos felices gritos,

con su pasión y su fuego,

acompañando

a la expansión universal.

 

Se avivan las chispas del cielo,

reflejadas,

en ágiles aguas que corren.

Y los zorzales cantan,

arpegios jamas oídos.

 

Inspiradas paletas,

pintan en el cielo,

dibujando versos,

de enardecido color.

 

Y un erótico estallido final,

en su cósmico brillar,

enciende al universo entero.

y lo hace en pedazos estallar.

...................................................

.

 


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.