Miguel Gomez

Felicidad

Entonces dejo de ser un niño y comprendió que la felicidad no está en buscar un amor,
que no hay que intentar llenar el vacío que dejo con otra persona que al final termina dejando un vacío peor
” ES MEJOR ESTAR SOLO”.


¿Lo entiendes? No busques con quien mejor empieza a ver a quien tienes enfrente.
Nunca digas “Nunca” tal vez esa persona que llamas amigo resulta ser el amor de tu vida y tú no lo notas
-Mi pregunta; ¿Porque das amor al Malo y dejas las migajas de un cariño a quien es Bueno contigo?
¡Oh no lo habías notado!
Hay personas que se preocupan tanto por el futuro y se estancan en un pasado que ya paso,
sin darse cuenta que lo de hoy es el presente, vivir el momento, viajar por el tiempo,
volar aunque tus alas estén tan rotas que apenas puedas levantar el vuelo.
Pero bueno así es como aprendí a vivir después de todo, deje de querer llenar ese vacío
con alguien y lo empecé llenar conmigo mismo, con mi compañía.
Comprendí que no se puede ser feliz con alguien si no eres feliz contigo
. ¡Vaya ya era hora! Deje de ver a la soledad como mi enemiga,
la tome de la mano le dije “Anda vamos” nos queda un camino por recorrer sin demora.
Ahora no eres tu ni nadie soy yo solamente y encontré la calma,
mi alma está en paz, hoy ya no me importa si vienen o van los que cuentan son los que se quedan.
Ya no espero nada de nadie y no espero que me entiendas no busco un abrazo por compromiso
ni espero una sonrisa de quien no la quiera dar, ya no juego a ser el chico rudo que va con una mujer
y con otra y le rompe el corazón a cualquiera. Prefiero estar con sola una pero que esa “Una” me quiera de verdad.
Cuando dejes de lado lo superficial empezaras a ver el amor más allá de sus propias fronteras.
Un buen físico con una mente cualquiera se convierte en basura.
Ya no busco con quien pasar el momento, busco con quien compartir el tiempo pero que no sea cuento.

Miguel A. Gómez



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.