JesieCordero

Dormido

Descansando entre finitas quietudes quiere reposar mi corazón,

Muchas son las batallas que lo han golpeado,

Él, todavía busca luchas para perder la razón,

Es callado e inerte al ambiente que le ha cansado,

No sufre. No ríe, es la amnesia temporal de su huida,

No habla. No calla, son las caricias vanas que nunca obtuvo

Y el compartir de pesares que él sabe, tendrá

Nunca frágil estuvo por un querer perecedero,

Nunca radiante se veía por un mañana que no vendrá,

Entre risas y burlas se esconde un corazón sincero.

Un querer surgido de la espontaneidad,

Entre la espuma efervescente de las airosas olas

Inesperadamente enciende el fuego que me consume,

El calor solo emana de uno de las vistas,

De las brasas ya apagadas,

Solo queda el que humo se difume,

El viento arrastra las cenizas que no desean irse

Una sonrisa breve recorre mi mirada,

¿Soy razón de tan bella respuesta?

Mis ilusiones se esclarecen en una colisión de pasión,

Pero mi conciencia me despierta,

La sabiduría comprueba que puede más que la imaginación,

Llamo a tu puerta y jadeo por que no he bebido,

Pero en tu dulce corazón solo hallo sequía,

Me veo en tu mirada reflejada en la mía,

Por fin veo la chispa que nos une.

Las llamas tienen fragancia a tu perfume,

Me despierto.

Estaba Dormido.

Comentarios1

  • Campoamor

    La dureza de la realidad, no admite excusas.
    ¿Por qué estamos obligados a abrir los ojos a la verdad, a desprendernos de las dulces caricias con las que no consuela a veces la fantasía?
    Innovador al máximo tu poema, Jesie.
    Felicitaciones!!!

    • JesieCordero

      ¡Muchísimas gracias!
      Me alegra que mí escritura haya encontrado un sentimiento similar. Lo agradezco mucho, ¡felices fiestas!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.