José Antonio Vilela Medina

Vacuo

La grieta más profunda en el alma yacía,
y en el florero flores marchitas,
vacío, vacío.

Infinito el universo,
y un páramo muerto y sombrío,
vacío, vacío.

En la multitud seres con vida,
deambula acaso el ser,
vacío, vacío.

Y en el lecho el moribundo
exhala a su fe, una plegaria,
y en ese instante, vacío, vacío.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.