RicardoUrzua

Me rindo

 

Escritas se quedaron las palabras

que ayer dibujaban un camino.

Guardadas permanecerán las cartas

sin conocer cuál era su destino.

 

La pluma es la única testigo

de todo lo que pudo haber sido.

Sólo el papel comparte conmigo

lo grandioso que fue lo no vivido.

 

Tal vez fue lo largo de la espera

o lo intenso de mis arrebatos,

lo que provocó que hoy desistiera

de saber qué piensas de mi relato.

 

Solo mía será nuestra historia;

tantos lugares y largos encuentros.

¡Ven a refugiarte en mi memoria!

Hazme creer que lo ficticio fue cierto.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.