Gazorpazorpfield

Por su balcón

Por su Balcón

"No tiemblo si me miras..."

Así recuerdo ese día:
la foto de Dalí en el salero;
en tu cuaderno
una impresión renacentista.

De ti, la calentura limpia.
De tu cuerpo, su baile;
de tu pieza, las horas.
De tu amor: la luna -no el día-.

De la espuma de tu mar. De tu risa
desvelando un corazón en bancarrota.
De la idea tonta que fui tuyo;
de la idea tonta que eras mía.

Pero, ¡Oh qué suave brisa!
-mañana los diablos vuelven a aparecer-.
Qué mueca tan lasciva
se dibuja en tu sonrisa
cuando te dejas mecer
hasta el amanecer.
Quise tu cara, tu cama.
Quise tus pastillas.

Mancillé tus heridas,
desvestí a tu dama,
me comí a tu niña.

Te dañé y me dañaste,
porque fui un amante y no tu amigo.
Te amé y me amaste
porque buscando un error diste conmigo.
Porque evitando el amor,
di contigo.

Y ahora te deseo párpados cansados
en un espejo con polvo,
que no dude en mostrarte los años
caminando en tu rostro.

Te deseo un corazón vacío,
tan vacío como dejaste el mío.
Te deseo muchos días
de amargas sonrisas.

"No tiemblo si me miras..."
(Así recuerdo,
así yo recuerdo ese día).

 

Porthos

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.