Hugo Enrique

La paz está de luto

Por estos días la humanidad ya no siente,
aquellas cosas que nos hacen tan únicos,
hoy solo sirven para mostrar lo evidente,
la inefable verdad de los actos siniestros.

Días luminosos y verde vida,
extintos estarán de esta tierra lánguida,
cielo azul y noches de estrellas,
pronto desaparecerán en las tormentas.

Un haz de esperanza apuñalada,
sentimientos olvidados de amor,
empatía destruida por la moneda,
de este mundo solo se oye su clamor.

Así pasa el tiempo,
todo lo que inicia pronto acaba,
así nuestro cuerpo,
hasta que termine el alba.

Pero con malos augurios,
e historia llena de terror,
aún podemos detenernos y sentirnos,
aún podemos brindar calor y amor.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.