Maryrios

ESPOSOS.

Con el tiempo zurcimos la vida  

tejimos razones en noches de vigilia

                                hilamos mañanas descalzos al rocío                                

nos contagiamos los sueños

 y nuestras manos edificaron techo y huerto.

 

Llenamos las paredes de esperanzas

y en todas las copas de los árboles

nos permitimos colgar nuestras locuras

 ¡luces de entusiasmo irradiaron nuestra atmósfera!

 

Ahuyentamos la costumbre

para que no carcomiera nuestras almas.  

 

Comprendí tu mundo

y aprendí a leer tu credo

peregrinaste conmigo

 y te anclaste a mis utopías.

Develamos nuestras sombras

y nos entregamos transparentes.

para amarnos en libertad.

 

Impulsada por tus manos

modelaste mis certezas

volé segura otros vientos

 y como un ruiseñor canté las glorias.

 

Tu, navegabas a mi lado sin obstruir mi trayecto

disfrutabas la cadencia de mi vuelo.

 

Yo, me convertí en tu duende

cómplice de tus proyectos

me hice tu escucha

tu amiga y tu conciencia.

 

Sin fecha de caducidad

los otoños siguen cayendo sobre nosotros.

Entre encuentros y desencuentros

aprendimos a limpiar zarzales

cortando de raíz la sinrazón y el mutismo.

.

Hoy

trascendemos en el tiempo.

Los cedros que sembramos 

purifican ya,  nuestras palabras.

Esperamos las lunas para adornar nuestras noches

los amaneceres para bebernos la vida

y sorbo a sorbo 

degustamos nuestro andar 

con sabor a chocolate supremo.

 

maryrios 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.