BlackEar

Dama de niebla

 

¡Oh sutileza, oh magnífico espíritu del destino!

Llegarás a mi vida, eso yo lo sé

pero ni cuándo y  ni dónde, eres un enigma

 

Te aprecio desde mis sueños más alocados

Deambulas junto a mí por los eternos bosques,

donde las ánimas tienen forma de luciérnagas

donde la paz tiene forma de relámpago

 

Eres peyorativa, de ti no se puede hablar

Tus misterios hacen temblar el poder,

de todos aquellos que no te conocen

Y cuando finalmente llegas, la tormenta se desata

 

Eres calavera, eres una delgada dama vestida de novia

Eres también  sigilo, un signo de tranquilidad,

cuando el dolor ha destruido la paz y la esperanza

 

En el  cielo se ven reflejados, tus ojos negros y claros

Son como estrellas guiando a los astros

Y pronto envolverás con tu manto eterno

Al aguerrido, al dolido, al insípido que nunca pensó en ti

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.