Gauvdelaire

Poema uno

Ya hasta las flores de piedra se han marchitado,

dejando atras la cascada,

el amor y su legado,

Ahora es un recuerdo borroso de los noventas,

tierna es la noche, ella sonríe y rodamos por los tréboles,

Los escarabajos sucumbieron ante el tiempo,

todo lo que necesito es tu amor,

un día y una vida,

estamos en blanco...

Veintiún pilotos muertos en el psiquiátrico,

me sostengo a ti, una lagrima en mi corazón,

y tu mi música preferida,

Los poetas libertinos ahogados en sus vicios y de sus vicios los poemas,

muerte en las escaleras,

aún podemos ser rey y reina,

eres un ángel y vaya clase de ángel...

¿Ya es muy tarde para encontrar la cura?

aun seguimos con los cabellos de punta,

tres chicos imaginarios,

Tripolares como el can de tres cabezas ,

pensando en ti,

sanando mi corazón de piedra...

¿Estamos jugando con frío?

de la revolución a las crestas de las olas,

la colina violeta,

Del científico creador de sueños a los asesinos víctimas de su poesía,

tus huesos y mis huesos

¿Puedes leer mi mente como cuando éramos jóvenes?

Mi fobia a no ser yo,

¿una dosis de miel de escorpión?

¿ya nos sentimos vivos?

Entre caníbales, invadido con este deseo Stereosexual,

¿desperté queriendo soñarla o nos dormimos creando calor?

¿Es un crimen no dejar el cigarrillo?

una bocanada de muerte

¿acaso nos falto suerte?

Musa mía ya no puedo quitar mis ojos de ti,

el poema del soldado rojo,

¿es un nuevo amanecer? ¿te sientes bien?

Cae la lluvia , cigarrillos y alcohol...

pestañas de limón,

hablemos esta noche hasta el amanecer,

llévame al lugar donde vas, donde no sabremos si es de noche o de día,

Hagamos de esto un crimen,

perdidos en altamar, cursis, tan fuertes tan frágiles...

Es el día del juicio y te perdí entre sirenas...

No me levanto de la cama y me pregunto

¿ella se siente amada?

un color y un numero, esto es amor y te espero cada mañana de domingo...

un autorretrato en el museo de Zaragoza,

carta a una amiga,

triste canción de amor que escapa de los márgenes...

El poeta suicida colgado del amor ,

bailar con la radio,

placeres desconocidos...

Tocándonos a la distancia,

juego de sombras...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.