facundo perkins

Verdad ( versión completa)

¿Que es la verdad ?

¿Has contenido de un puñado,?

Ubicuamente en tus nimias manos

Las arenas milenarias,

Que esparcidas por el orbe

Sueñan con la inmortalidad postergada

Dejaron de ser rocas,

Son féminas cinturas ,

por el viento cinceladas ?

 

¿ Has intuído sus misteriosas gárrulas ,

en un fraterno gesto de amante ,

de abrir sus costas  

a un mar dilatado y vasto

en un connubio eterno,

donde el cielo es testigo,

del abrazo cálido que acoge,

el apasionado beso salobre,

 

¿Has logrado que se deslizaran,

Entre las verjas de tus dedos

Su fulgurante y áspera  piel granulada,

Sin sentir  en su discurrir pausado,

El detrito del tiempo ,

Que nos revela,

La pequeñez humana ,

Cernida por un alud arcano de Grandeza,

Que nos aplasta con la Nada,

 

¿Has atrapado en tus pulmones ,

En una inhalación desesperada ,

La perpetuidad  de un  aire,

Relicario que estuvo antes,

Que estuvo siempre ,

El mismo que vigorizó a Hércules,

Su poder Soberano con doble faz ,

Horca en el cadalso,

que a muchos le negó el hálito,

Generoso heraldo de la vida,

Que a muchos extendió su plazo,

 

 

¿Has presenciado hombre

la primera muerte del día,

Mientras la fértil y negra tierra,

en oro se entronaba embebida ?

 

¿ Has estado como testigo

Cuando el sacrificio se consumaba,

Y la portentosa semilla su vida ofrendaba,

para que  de la víctima propiciada ,

 naciera  la Pletórica Rosa ,

hornada con baldaquines armesí sagrado ,

bostezando hacia los cuatro puntos cardinales,

una fragancia primigenia y  fresca

de la primera mujer ,  esposa y madre ?

 

 

 

Has presenciado el momento ,

cuando la desnuda y ocre tez de la Tierra ,

movida por un hambre de magma creativa,

recibió desde sus venas cóncavas y subterráneas,

el chisporroteo burbujeante de la vida

 que ornó su carnes con en vergeles ,

montañas y ríos

 

¡ Existen teorías !

 

 ¿ Has sobrevolado ,

con mirada perspicaz de águila harpía,

buscando bajo un vaho de hediondez luctuosa

carroñas putrefactas que fueron una vez vida,

en el muladar de los siglos escondidos ,

vestigios de una civilización muerta?

 

¿Has revelado sus secretos engrillados,

en sibilinos dólmenes o runas cifradas,

sus frivolidades y miserias ,

sus virtudes y felonías ,

su voracidad titánica de perpetuar allende el mar,

la magnificencia de un mediodía,

sus adulterios y mentiras,

las intrigas palaciegas ,

sus ancianos de compostura esbelta,

con palios de seda y brocados,

dechados de un pasado mirífico ,

singladura promisoria con ansias de trascendencia,

sus niños tersos de pómulos ruborizados,

soñando con ser guerreros ,

sus vírgenes con piel de pétalos ,

el póstumo beso materno ,

sobre una frente tibia y somnolienta?

 

No fue la despedida a un mañana,

fue la última,

antes del fatal encuentro,

 

Lo hemos leído

 

Todavía me preguntas que es la verdad ,

Solo tengo preguntas ,

Como el ocaso no es vástago del día,

ni de la hora póstuma y umbría,

Todo lo que se diga ,

ni es verdad , ni es mentira ,

El decir y el no dicho,

El afirmar o el disentir,

Son parias milenarios que solo juegan ,

A ser veraz ,

Todo puede ser,

No lo se ,

 

 

 

Donde hallarla ,

no lo se ,

Sin embargo creo ,

Que dejó en mi ser,

Su fragante estela,

Como deja su esencia ,

En los crepúsculos de primavera,

El nardo que en la brisa serpentea,

La seguiré ,

Palpita en mi alma ,

como la sangre en mis sienes,

Encajona y cierne ,

Hendiendo hasta el ocaso,

A mi hirsuta conciencia ,

Enervando mis certezas ,

Con lanzas de culpabildad,

 

Seguiré hasta encontrarla,

La buscaré Como el ahorcado busca el aliento ,

hasta que las noches despierten ,

Y los mares vuelvan a ser vapores tenues,

Exánime Kafka , la vislumbre de lejos ,

Fue una empresa extenuante ,

La atisbo en los adentros ,

En cada uno ,

Es acaso un hombre , un gajo , acaso un punto ,

Materia informe que el ocaso cincel¨¨o

En sus últimos destellos,

Es la verdad ,

una imagen huidiza que ostenta un reencuentro,

Tu consistencia en mi , es la de una promesa ,

Me halas hacia ti ,

Y luego te escabulles y vuelas,

es correr tras el viento recio,

intentando con torpeza ,

abrazar una felpa,

en un danzar cíclico ,

donde extasiado te busco y me pierdo,

encerrado en medias verdades de férreo cemento,

liberado al azar  de medias mentiras,

en un adagio de monótono desencuentros,

mientras tú a las hurtadillas juegas,

 

Reinicio el comienzo,

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.