argantonio

Amigo indeseable

No hay peor compañero que el espejo,

pasan los años y aquella piel tersa,

ha sido de los rigores del tiempo presa,

es maldito testigo que ve hacerte viejo.

 

Para recordar como eras coje una fotografía,

ni una sola arruga, ilusión en la mirada,

todo un mundo por delante no existe la nada,

tu eres el mismo de antes, pero más viejo cada día.

 

Debemos querernos para bien querer,

contagiar a los demás de la alegría de vivir,

esa debe ser nuestra máxima.

 

No arrepentirnos de lo que hicimos ayer,

si al final de todo tenemos que morir,

vivamos nuestra novela hasta la última página.

Comentarios1

  • Nhylath

    ¡Excelente reflexión, poeta!...
    Cuando nos miramos en el espejo de la vida y a través del tiempo no nos "encontramos ", porque nos vemos diferentes al recordar nuestra imagen en otrora. .. entonces , se apodera de nosotros ese "duendecillo" , no queriendo aceptar la realidad que nos dice ese cristal empañado por el paso del tiempo, de ese tiempo que a veces nos hace travesuras jugando a pintar de blanco nuestra cabellera!...
    ¡No, no hay prisa por irse! ... pero sí de aceptar la realidad y vivirla con alegría!
    Un abrazo lleno de bendiciones



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.