Raiza N. Jiménez

Ecos del Silencio.-



 

 

Los amantes que hacen silencio hieren…

Que larga soledad es el sigilo taciturno…

Perjura es la espada que mata en la mudez.

Con pasos en las noches, el ruido se ha ido.

Se avivan los lloros que buscan la redención.

 

Nadie acude a colocar el cielo en la tierra

y el mutismo levanta arrecifes en el afecto.

! Oh, dios! ya no es dable cruzar las aguas

y los animados en el amor habitan la nada.

Pero, el amor en atraso reza, quiere hablar.

 

En silencio, el íntimo ruido echa abajo la fe

y el cariño se sacude para avisar su muerte.

El amante se hace ansioso, teme y duda de

sí mismo y, de los otros, oprimidos silentes.

Se espera que un día se animarán y gritarán.

 

¡Qué dieras tú por vencer tu anonimato y ser!

¡Qué harías para encontrar el camino de luz!

¡Cómo harías para vencer el dilema que vives!

He acá, la verdadera huida de una confesión

que, a tiempo, espante la fortaleza reflexiva.

 

Se podría decir que la libertad para pensar es

una manera crucial de romper con el silencio.

Sólo se quieren silenciar esas mentiras que no

se desean ventilar para convertirlas en verdad.

Grito que se consume en el alma, es el silencio.

 

¡No te asombres si llegas a leer los silencios, unos

son largos, otros cortos y, los más, son bulliciosos!

 

Raiza N. Jiménez/ 11/11/2016

 

Comentarios1

  • Raiza N. Jiménez

    Buenas tardes...
    Les dejo mis letras de hoy ..espero les agraden..
    Saludos , Raiza



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.