Pedro Perez Vargas

Ella y él

Y, se encontraron los dos en el camino,
Negando a sus ojos la mirada...
Él, se detuvo ante sus pies;

Ella, se quedó allí parada.

Él, con las manos en sus bolsillos,
El temblor de su cuerpo, ocultaba;
Ella, sin saber que él la miraba,

Permitió que el viento agitara su vestido.

Él, como quien no dice nada,
Calló, y sus labios enmudeció;
El sol de aquella tarde oscureció,
Mientras ella continuaba allí parada.

La brisa aquella tarde se hizo helada,
Mientras él simulaba estar ausente;
Se escuchaba el bullicio de la gente
Y ella, aunque quiso, no dijo nada.

Así, otra noche había llegado...
Al cielo lo adornaban mil estrellas;
Él, se preguntaba ¿por qué tan bella?
Aquella mujer parada su lado.

Ella, con aquel silencio misterioso 
Quiso ocultar a él, su sentimiento;
Se negó a mirarlo en el momento,
En que él, por su mirada, estaba ansioso.

¿Será casualidad del destino? O
¿será que el destino es caprichoso?
Él, no sabía si era dichoso
Por encontrarla a ella en el camino

Ella, vino a él; y él, ante ella vino
Y ninguno de los dos abrió su boca
Ella, porque él la besara, estaba loca;
Y él, por no besar sus labios, perdió el tino.

¿Será que él, de amor estaba loco? O
¿será que ella enloqueció por amor?
¿Estuvieron locos ellos, o estuvo loco el amor?
O ¿será que quien calla el amor, es un loco?



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.