Ramonticismo

Ya no recorrerán tus surcos

¿Mano para qué te quiero?

Si no tengo a quién darte

 

Qué solas estáis en mi cuerpo

tú y tu gemela

 

Qué de pocas caricias

erizan tu piel

Qué de pocos rasgos

recorren tus yemas

 

Mano temblorosa

lloras y bailas

dejando una estela negra

con la que en 27 putos garabatos

codificas la tristeza 

hueca y ardiente

de aquellos cuya sangre se derrama 

en un corazón roto

 

Mi mano baila al ritmo de mis cenizas

Manos de nadie

 

Arrugáis papeles, desgarráis la nada

En pocas espaldas os habéis estremecido

Pocas caricias habéis dado

 

Manos escribís "mi angustia vital es

la triste mueca de la margarita muerta"

Manos escribís

"Lo siento tan mío para no haberlo nunca tenido"

 

Hermanas manos

Pocos torsos desnudos

habéis rodeado

pocos surcos 

de pocos vientres

habéis descendido frías

para inflamaros

 

¿Manos para qué os quiero?

 

Más que para esconder mi rostro

 

Ya no tengo a quién daros

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.